lunes, 27 de junio de 2016

Mucho (y buen) baloncesto durante esta Eurocopa

En plena Eurocopa futbolera nos ponemos a hablar de baloncesto, somos así. Y no solo eso, si no que voy a empezar por el baloncesto femenino; sí, de la selección española, para ser más exactos, que hace menos de 15 días se clasificó con éxito para los Juegos de Río 2016. Será la cuarta vez en toda nuestra historia que tenemos representación en ambas categorías (masculina y femenina) y que además tenemos posibilidades reales de conseguir una medalla en ambas (algo que solo podemos decir esta vez). Las chicas son las actuales subcampeonas del mundo, ahí es nada, y obtuvieron el tercer puesto en el último europeo. No es descabellado pensar que se merecen poder luchar por una medalla e intentar superar su mejor resultado, el quinto puesto de Barcelona 92 y Pekín 08. Lo que me hace ser más optimista esta vez, es el concurso de nuestras dos mejores jugadoras, Sancho Lyttel y Alba Torrens, ya que el año pasado a Sancho no la dejó jugar con España su club. Aunque para mí, la verdadera jugadora franquicia de la selección es Alba Torrens, porque tiene algo que no tienen las demás: que no se esconde cuando el partido está caliente. No quiero decir que una jugadora como Lyttel sea mala, ni de broma. Alguien que asegura un doble-doble en todos los partidos (para los profanos, dos estadísticas a más de nueve, por ejemplo, 10 puntos y 10 rebotes) es un pilar fundamental en cualquier equipo, pero yo he visto en ella dudas en los momentos decisivos, y en Alba no. Como decía Larry Bird: «En los últimos instantes de un partido igualado es donde se diferencian los hombres de los niños».