martes, 20 de septiembre de 2016

La Cata del Barrio de la Estación: Siete bodegas y un destino (enoturístico)

El sábado 17 de septiembre se celebró la segunda edición de La Cata del Barrio de la Estación de Haro (La Rioja) y tuve la suerte de vivirlo en mis propias carnes. El asunto es que las siete bodegas, casi todas centenarias, que se concentran en este barrio, llamado así porque fue de los primeros en España en contar con ferrocarril y luz eléctrica, debido al transporte del vino (como sucedió también en Jerez), han unido fuerzas para hacer de este punto uno de los destinos enoturísticos más importantes del planeta, y no me quedo corta, solo Oporto cuenta con una concentración similar. En los tiempos que corren, que siete empresas superen sus diferencias, que las tienen, establezcan un objetivo común y se dejen la piel por conseguirlo es para quitarse el sombrero. 

Porque el sábado estaban al pie del cañón todos, propietarios y enólogos a la cabeza, viviendo la experiencia con un entusiasmo y una disposición contagiosa, compartiendo con cada grupo sus vinos y la forma de hacerlos y disfrutando de ello. Sintiéndose y transmitiendo. Había verdad en todo aquello. Fue una auténtica gozada. Una inyección de fe incluso para incrédulos. Y es que las cosas bien hechas, bien parecen, y aquí hay que dar la enhorabuena también a la organización (comunicación, turismo, etc.). 

jueves, 1 de septiembre de 2016

DC vs Marvel: DC pierde por puntos en series y por KO en películas

Siempre he sido más seguidor del universo Marvel, sus héroes me atraían más, pero he de reconocer que DC también tiene cosas interesantes como Batman. Bien, como estas dos empresas siempre están a la gresca, inspirándose mutuamente (o calcándose, según se mire), me pareció gracioso hacer dos entradas basadas en ambos mundos en constante competición. He decidido empezar por los chicos de DC y comenzar con el «eterno perdedor» de todas las batallas. Voy a centrar el post en tres puntos: una película y dos series de la factoría. ATENCIÓN, CONTIENE SPOILERS (o cosas que no deberías saber).

Empecemos por Batman vs Superman: El Amanecer de la Justicia (6,9 en IMDB; 5,8 en filmaffinity). Ya la elección de Ben Affleck como Batman me supuso un trauma muy difícil de superar, es más, me costó darle una oportunidad a la cinta sin temerme lo peor. La película es mala, pero no por culpa de Ben; el guión es lento y aburrido. Ese estilo que ya vimos en El Hombre de Acero se contagia a la primera hora y media de metraje con lo que te dan ganas de dejar de verla, y harías bien, ya que lo que viene después es mejor, pero tampoco es la bomba. Todo este tiempo te van preparando para la batalla entre los dos héroes, que ya de por sí me parece ridícula, pero que te argumentan de una forma más que aceptable. Un Bruce Wayne que estuvo en Metrópolis cuando está fue medio arrasada por los kriptonianos y que vio morir a algunos de sus empleados (y ciudadanos en general), que desconfía de las intenciones de Superman (y de su ética), y sobre todo, hastiado de luchar contra el mal y no derrotarlo nunca (lo que yo creo que es un punto fundamental en el personaje que lo vuelve un poco ingenuo y ciego a la vez). A partir de este momento la película remonta y llega a ser bastante entretenida. Ver a Wonder Woman en acción es un soplo de alegría y quizá sea la que mejor está en esta parte, comiéndose a los dos machitos con patatas, pero es que venía de una simple mujer florero. Poco jugo le sacaron a un personaje interesante y con un trasfondo que se intuye atrayente. Y llegamos al final, con la sorprendente muerte de Superman y un continuará difuso, extraño, que te deja con esa pregunta de si estará muerto de verdad. Se esperan que hagan más, pero no parece que vayan a hacer nada relacionado con La Liga de la Justicia en conjunto y sí, trozos independientes de sus personajes. Sobre Escuadrón Suicida no voy a hablar porque ya me han dicho que es del mismo «palo» que esta y se me han quitado un poco las ganas de verla, la verdad.