lunes, 8 de mayo de 2017

Guardianes de la Galaxia vol.2: en una galaxia muy, muy… cómica.

Creíais que iba a hablar de Star Wars, pues no. Esta entrada trata, en exclusiva, de uno de los estrenos de la semana pasada: Guardianes de la Galaxia volumen 2. Partimos de una primera parte que cosechó buenas críticas (8,1 en IMDB; 6,9 en filmaffinity), así que el listón lo tiene muy alto (por ahora la nota en IMDB es la misma y en filmaffinity la mejora, veremos más adelante). Lo bueno, o lo malo, es que es más de lo mismo, aunque elevado a la enésima potencia. Si te gustó la primera no te la puedes perder, porque es tan buena como la anterior (ya veis que las puntuaciones son mejores). Bien, hasta aquí el punto forofo que todos tenemos en nuestro interior, ahora viene la parte crítica y, ojo, que no va a ser negativa, pero tampoco os voy a decir que es chachi piruli.

Como ya habéis supuesto, esas valoraciones tan elevadas de 8,1 me parecen excesivas, siempre tiendo a no creer a IMDB porque infla las puntuaciones, sin ir más lejos las de El Hobbit están hinchadísimas, casi como un pez globo. Yo me decanto más por el 7, para ambas, ya que tienen la misma calidad. Alguna de las cosas buenas que tiene es que es entretenida, divertida, incluso épica y dramática en más de una ocasión. Aquí está uno de sus grandes peros, el cambio radical de la sonrisa más desternillante a la lagrimita fácil, para volver, rompiendo todo el ambiente, a la carcajada. Uno no sabe si está llorando de alegría, de tristeza o por la alergia. No seré yo quien critique cierta vis cómica en las creaciones, es más la defiendo, pero en su justa medida, lo que es harto difícil. No me gusta que en una escena de angustia se corte toda esa magia con un chiste fácil, ni que una película se base solo en una cascada de chistes sin más fundamento que la risa floja del espectador (supongo que por esta razón hubo gente que tuvo que ir al baño en mitad de la proyección, por la incontinencia). En fin, pues esta tiene de esto a raudales. Incluso han cambiado el rol de uno de los personajes, Drax, que todos los diálogos que tiene son de ese estilo, si bien es un humor seco (que a mí me pareció superfluo la mayoría de las veces) que pega más con el tipo de personaje que es. Tampoco entiendo el porqué de tanto dialogo, pero no soy guionista ni lidio con los egos de los actores. Echo de menos mucho más Groot, pero bastante han hecho con lo que tienen. Sí, porque es más un pokemon que un poderoso aliado, pero aporta la nota entrañable y, ¿adivináis?, cómica, de nuevo, a la cinta. Solo falta que Gamora se pusiera a contar chistes y la troupe completa, aunque está más centrado en los temas sentimentales, en el amplio sentido de la palabra, que en otras cosas. Rocket sigue en su línea, aunque con una vuelta de tuerca más y el que no está por asimilación de sus funciones por parte de otros personajes en Peter Quill o Star Lord. Esa parte es desconcertante.

Para acabar os diré que para mí lo mejor de la película viene de la mano de su banda sonora, quizá un pelín peor que la de la primera, pero casi ni se nota. Me quedo con la escena entera con la canción de George Harrison My Sweet Lord de fondo, creo que era el único en todo el cine que sabía cómo se llamaba la canción y de quién era. Acostumbrados que está la juventud a Pitbull le ponen algo de un exbeatle y les descuadran. Ojo también a lo que da de sí una cinta americana. Ya lo decía un profesor que tuve: con un poco de ella (él usaba la cinta aislante, pero da igual) y un destornillador se solucionaban todos los problemas. Por cierto, ni un solo spoiler, no os podéis quejar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario